Archivo de la etiqueta: Salud

La infusión de hinojo es peligrosa para los bebés y para las embarazadas

Ha sido el INRAN (el Instituto Italiano de Investigación sobre Alimentación y Nutrición) a señalarlo el 20 de diciembre del 2010 en un estudio: el uso del té o infusión de hinojo no se recomienda en niños menores de 4 años, en  mujeres embarazadas o que dan el pecho. El estudio, dirigido por el doctor Antonio Raffo ha sido publicado en la revista “Food and Chemical Toxicology” y examina la toxicidad del estragol (sustancia naturalmente presente en las semillas de hinojo, con las cuales se realiza la infusión en cuestión).

En el 2001 el estragol fue reconocido en toda Europa como una sustancia cancerígena y tóxica para los genes, prohibiendo su adición como aromatizante en los alimentos. La investigación, llevada a cabo dentro del proyecto europeo Facet, financiada por el VII Programma Quadro, en el cual el INRAN coordina el subproyecto sobre los aromas alimentarios, ha permitido por primera vez estimar los riesgos asociados a la exposición al estragol derivada del consumo de infusiones de hinojo, las cuales a menudo vienen utilizadas como un digestivo, pero también para hacer aumentar la producción de leche de las madres y para aliviar los cólicos en los bebés.

El estudio ha identificado tres tipologías de productos en comercio: bolsitas, infusiones solubles instantáneas y semillas a granel. Cada infusión fue preparada con 100 ml de agua hirviendo y un tiempo de infusión estándar de 7 minutos. En estos tres tipos de infusiones los niveles de estragol detectados por el análisis confirman que la exposición a esta sustancia es demasiado elevada para que su consumo se pueda considerar seguro.

Estos resultados confirman además las indicaciones en materia del EMEA (Agencia Europea de Medicamentos) que recomiendan que se evite su uso en menores de 4 años, embarazadas y madres que den el pecho.

5 comentarios

Archivado bajo Alimentación, Embarazo, Lactancia Materna, Salud del Bebé

Ahorrar y comer sano es posible con los productos de temporada

En el post anterior os hablaba de cómo conseguir que nuestros hijos comieran más fruta y verdura. No obstante, estos productos, para disfrutar de todos sus beneficios, deberían ser de temporada. Como ya sabéis, los alimentos naturales tienen un ritmo de crecimiento en la tierra asociado a las estaciones del año. Es por ello que  en determinadas épocas encontramos más algunos productos que otros.

Comprar y comer frutas y verduras de temporada, además de ser una gran manera de ahorrar dinero, nos permite, sobre todo aprovechar al máximo el sabor y el valor nutritivo de estos alimentos.

Los productos hortofrutícolas, especialmente los de temporada, son ricos en sales minerales y contienen una discreta cantidad de hidratos de carbono en forma de azúcares simples que nos proporcionan energía sin sobrecargar el cuerpo.

Las frutas y verduras son también una mina de vitaminas esenciales para el cuerpo humano, ya que actúan como antioxidantes, los cuales ayudan a retardar el proceso de envejecimiento celular.

Hoy en día, no es difícil encontrar todo tipo de frutas y verduras provenientes del extranjero o producidas en invernaderos, las cuales, además de ser mucho más caras, son menos saludables y no respetan el medio ambiente, ya que no respetan el ciclo natural de cada zona de producción.

Para ayudaros a planificar mejor la compra he realizado estos dos calendarios con las frutas y las verduras de temporada, los cuales podéis descargar en los siguientes links:

Calendario Frutas de Temporada

Calendaro Verduras de Temporada

4 comentarios

Archivado bajo Alimentación, ECOlogía, Productos Naturales

Paracetamol e Ibuprofeno: los pediatras denuncian su abuso

Los padres no deberían suministrar a los niños con poca fiebre fármacos que contengan paracetamol o ibuprofeno ya que estos pueden prolongar la duración de la enfermedad y/o suponer un riesgo para la salud.

A sostenerlo son los especialistas de la “American Academy of Pediatrics”, los cuales han explicado que una temperatura corporal un poco más alta de la habitual representa una defensa de nuestro cuerpo contra las infecciones, por lo que reducir farmacológicamente la fiebre que no es particularmente alta, puede incluso prolongar la duración de la enfermedad en lugar de reducirla.

No obstante, una injustificada “fobia a la fiebre”, que compartimos muchos padres, hace que abusemos de ambos fármacos. Según un estudio realizado por la ya citada asociación la mitad de los padres administran una dosis incorrecta a sus hijos, exponiéndoles a sufrir efectos secundarios graves.

Recientemente, la “Food and Drug Administration (FDA)” ha advertido de los posibles daños que puede causar el paracetamol, solicitando una restricción de 325 mg. por comprimido.

Los riesgos potenciales del paracetamol han sido también evidenciados gracias a un estudio de la Otago University de Wellington y publicado en la revista Clinical and Experimental Allergy, el cual ha mostrado que la ingesta de esta sustancia puede estar asociada al desarrollo de asma y alergias en los niños.

«El descubrimiento más importante —ha declarado Julian Crane, el científico que ha dirigido el estudio— es que los niños que han utilizado el paracetamol antes de los 15 meses (el 90 por ciento) tienen hasta tres veces más  probabilidades de ser sensibles a los alergenos y el doble de probabilidades de  desarrollar síntomas como el asma a los seis años con respecto a los niños que no han hecho uso de paracetamol. Sin embargo, hoy por hoy —ha continuado explicando Crane— no sabemos el por qué de todo esto. Necesitamos elaborar más estudios clínicos para verificar si estas relaciones son causales o no, y para esclarecer el uso de este fármaco».

El problema, según el investigador, es que «el paracetamol ha sido suministrado sin control a los niños pequeños».

4 comentarios

Archivado bajo Noticias, Salud del Bebé

La multinacional Johnson & Johnson admite que ha pagado a los médicos para promover sus productos

Ninguna empresa estaría dispuesta a admitirlo, pero muchos ya sabemos que las multinacionales dedicadas a los productos para la infancia están dispuestas a todo con tal de lograr aumentar netamente la venta de sus productos: publicidad subliminal u oculta, marketing agresivo… llegando incluso a pagar a diversos especialistas (médicos y otros profesionales de la salud) para promover sus marcas y productos: leches de fórmula, papillas y homogeneizados, cremas dermatológicas y otros productos para el aseo del bebé, por citar algunos ejemplos.

La excepción: Johnson & Johnson (multinacional estadounidense fabricante de productos farmacéuticos y de higiene personal) ha admitido que ha pagado a los médicos (se calcula que alrededor de 20-25 mil dólares trimestrales a cada profesional) para que dieran un “empujoncito” a sus productos durante las visitas de los pacientes.

Recuerdo además, que Johnson & Johnson es la misma marca de una conocida línea de productos para el baño y la higiene del bebé, los cuales recientemente están en el punto de mira por la presencia entre sus ingredientes de “enemigos para la piel” de nuestros pequeños (ver post relativo).

Esta noticia ha sido señalada por el periódico Wall Street Journal, revelando que la multinacional ha publicado en su propio sitio web los datos relativos a las inversiones realizadas en este “tipo de marketing”.

No se trata, como pareció en un principio, de un acto voluntario de “transparencia”.

De hecho, Johnson & Johnson se ha comprometido a publicar estos datos de acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos como una compensación parcial de un fraude cuantificado en 2,3 mil millones de dólares (fraude relacionado con medicamentos recetados forzadamente ya fueran o no adecuados o autorizados por la FDA – Food and Drug Administration).

 Y a vosotros, ¿qué os parece?

4 comentarios

Archivado bajo Higiene del bebé, Noticias, Salud del Bebé

El mito de la esterilización

El marketing de productos dedicados al mundo de la infancia es una de las cosas más diabólicas que la mente humana ha concebido. No hay ser más vulnerable que una madre primeriza, que “por el bien de su hijo” va a hacer, y en particular, va a comprar, cualquier cosa. Hablaré mucho más a cerca de este argumento, pero ahora me quiero limitar a la esterilización. Su mito se basa, entre otras cosas, en uno de los temores más profundamente arraigado del sexo femenino: los gérmenes. Las empresas facturan miles y miles de euros sembrando el pánico entre las madres con alarmantes preguntas, tales como:

—¿Sabía usted que una alfombra mojada, las toallas y los albornoces son un territorio ideal para la proliferación de bacterias?

—(La mamá): ¡Ohh… no, no lo sabía! ¿Y qué hacen estas bacterias? ¿Saltarán sobre mi hlo que estos moldes? ¿Saltarán sobre mi hijo y se lo comerán?

—(Empresa de productos para la esterilización): …en realidad, comérselo… no. Pero, de todas formas, usted puede salvar a su hijo de los gérmenes sólo si esteriliza todo con nuestro prodigioso desinfectante antibacteriano. Es un poco caro, pero es la única manera de proteger a su dulce bebé.

Es fácil someter psicológicamente a una madre primeriza con amenazas similares. ¿A qué madre le gustaría ver a su hijo atacado por el moho, las bacterias y los gérmenes? Especialmente durante el primer mes de vida del bebé, se afanan en repetir los fabricantes de los esterilizadores, es esencial que todos los objetos —tetinas, chupetes, ropa, sábanas, el aire que el niño respira— sea absolutamente estéril, siempre y de modo efectivo.

No es cierto.

La primera que ha caído en la trampa he sido yo, como el 99% de las madres primerizas. Como no había querido comprar un esterilizador de verdad, creía que tenía que hervir y desinfectar todo lo que tocaba mi hijo. Sin embargo, gracias a la documentación, gracias a los libros, gracias a conversaciones… he podido abrir los ojos: la limpieza es, sin duda, esencial, pero un contacto normal con el mundo también significa un contacto regular con los gérmenes, los cuales son efectivamente destruidos por las células T (Linfocitos T) de nuestro sistema inmunológico ya desde el nacimiento. Un ambiente que no sea totalmente estéril, en realidad puede ser saludable para “entrenar” a nuestro sistema inmunitario: muchas investigaciones demuestran que los niños en contacto regular con bacterias, como, por ejemplo, los niños que crecen en las zonas rurales, son menos propensos a las alergias que aquellos que viven dentro de una “burbuja”.

Una gran cantidad de bacterias que son útiles para nuestro sistema inmunológico son destruidas en la limpieza, tales como las que habitan en nuestro tracto digestivo que son en gran parte las responsables de la digestión y la absorción de nutrientes.

Los productos antibacterianos matan las bacterias indiscriminadamente, acabando tanto a las buenas como a las malas. El uso regular de estos productos promueve el crecimiento de cepas resistentes de bacterias y gérmenes.

El uso constante de estos productos de limpieza puede afectar nuestro sistema inmunológico. Las bacterias y gérmenes están en todas partes, pero no lo tienen fácil para infiltrarse en nuestros cuerpos, puesto que  éstos cuentan con muchos niveles de defensa. Sin embargo, si usamos elementos externos para realizar el trabajo de defensa que nuestro sistema inmunológico debería hacer, éste se relaja y deja pasar cosas que debería detener.

Es por eso que los niños que juegan con tierra y animales desarrollan un sistema inmunológico mas fuerte que aquellos que crecen en hogares híper esterilizados.

Me contaron de un niño educado en el miedo a los microorganismos: cuando sus padres lo llevaban a la playa, hasta que tuvo tres años, no le dejaron poner los pies en la arena “por temor a los hongos”. ¿Exagerado? Sin duda sí, así como la esterilización absoluta durante el primer mes de vida. De lo contrario, pensad, también deberíamos esterilizar el pecho (y por alguna razón sólo se me ocurren formas muy dolorosas para hacerlo).

7 comentarios

Archivado bajo Higiene del bebé, Salud del Bebé