Archivo de la categoría: Crianza con Apego

Las Madres Tamang y la Lactancia materna

De nuevo la cultura y las tradiciones de otros países nos demuestran que nos queda muchísmo por aprender

Los Tamang son un pueblo emigrado del Tíbet hace varios siglos a las zonas montañosas del norte de Katmandú y componen alrededor del 5% de la población de Nepal.

La influencia del turismo ha sido muy grande, pero todavía conservan vivas muchas de sus costumbres y tradiciones. Incluso tienen una lengua propia: el tamang.

La actividad agrícola de las madres tamang presenta un interesante conjunto de situaciones diferentes. La cantidad de trabajo varía considerablemente dependiendo de la estación, llegándose a multiplicar por cuatro en la estación de los monzones. Existen también diferencias en la organización de las tareas, ya que se puede optar por trabajar en un grupo pequeño o en uno mucho más grande, prefiriendo esta segunda solución en las temporadas de mayor actividad. Sorprendentemente, los patrones de lactancia materna (la duración de las tomas y los intervalos) no suelen cambiar ya que no se hacen depender ni de las estaciones ni del contexto social en el cual se realiza el trabajo.

Parece ser que las demandas del bebé se satisfacen siempre, ya sean durante el invierno, cuando la madre trabaja mucho menos, ya sean durante el monzón, cuando el trabajo se hace más duro; es decir; ya sea que la madre siga su propio ritmo de trabajo, ya sea que tenga que seguir el ritmo del grupo de trabajo.  

La madre tamang sigue una verdadera lactancia materna a demanda. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Crianza con Apego, Lactancia Materna

Reflexiones sobre la “Madre Tigre”

¿Sabéis quién es la Madre Tigre?

He leído un artículo sobre este tema hace algunas semanas y, sinceramente, me ha dejado atónita.

En los EE.UU. (¿dónde si no?) se ha publicado el libro “Himno de Batalla de la Madre Tigre”, en el cual una mujer elegante y educada originaría de China, Amy Chua, profesora de la Universidad de Yale, explica su concepto de la educación de los hijos con ejemplos extraídos de su vida familiar y de su relación con sus dos hijas.

Parece ser que estas pobres niñas se ven obligadas a estudiar horas y horas piano y violín, no pudiendo ni siquiera ir al baño. Tampoco les está permitido el entretenimiento, la televisión y los videojuegos, las salidas con los amigos de  la escuela o jugar por la tarde con sus padres. Por si no bastase, pretenden además su máxima aplicación en todas las disciplinas escolares a fin de que alcancen las calificaciones más altas, aplicando si esto no sucede, castigos como, por ejemplo, quedarse en un rincón fuera del hogar a la intemperie, y así sucesivamente. Parece ser que, una vez, al recibir una tarjeta de felicitación hecha en la escuela por su hija de tres años, Chua se la ha tirado porque el resultado no era fruto de un trabajo lo suficientemente duro y comprometido. Todo esto porque la madre tigre cree que la función educativa más importante de los padres sea el dirigir a sus hijos hacia una excelencia cultural, para que en un futuro no se les cierren las puertas en ningún ámbito profesional.  

Hablemos sobre esta última idea. Obviamente, al no haber leído el libro, no voy a juzgar a la madre en cuestión. Simplemente pretendo usar la noticia como una excusa. A pesar de que mi hijo tenga 6 meses y la idea de que sea grande y deba buscar un trabajo y tener una vida profesional está seriamente fuera de mi perspectiva actual, pienso cotidianamente en cómo nuestras acciones como padres influyan en su futura realización personal, en cómo la educación que intentamos transmitirle pueda, de alguna manera, hacer que logre ser una persona feliz o no. Sigue leyendo

5 comentarios

Archivado bajo Cajón desastre, Crianza con Apego, Educación

¿Qué necesita un recién nacido?

¿Qué necesita un recién nacido? La respuesta, entrando en una tienda especializada en artículos para bebés, es que la lista de artículos que debemos comprar es infinita…

La publicidad nos dice que esto es “súper-práctico”, que aquello es “irrenunciable” y que sin lo de más allá “no se qué va a ser de tú vida”. La mayoría de las cosas son definidas como indispensables para el bebé —para su bienestar, para un sueño tranquilo y sereno, para un crecimiento inmejorable, para una diversión sin límites— y para la mamá, a la cual le facilitarán la vida, le aliviarán las fatigas, le resolverán todos los problemas…

No obstante basta observar a un recién nacido para comprender que lo que de verdad necesita no se encuentra en ningún centro comercial: hablo de SU MAMÁ.

Desde el primer instante de vida, la madre representa la respuesta a cada exigencia, el puerto seguro donde encontrarse a sí mismo y todo lo que ha conocido durante su vida prenatal. Al seno el bebé recibe sustento, protección y conforto; cobijado y refugiado en el abrazo materno, reconoce el latido de ese corazón que ha tenido por compañero durante nueve meses, el perfume y el calor de su madre, y la separación de ésta sólo le puede causar una profundo desasosiego. Los estudios lo demuestran: una investigación ha evidenciado que durante la primera hora después del nacimiento, los recién nacidos que están en la cuna lloran diez veces más que aquellos que estén entre los brazos de su madre.

Ya sea que vuestro hijo haya nacido con un parto natural o que se os haya practicado una cesárea, el consejo fundamental es (si las condiciones de madre e hijo lo permiten, claro está) que lo tengáis siempre con vosotras. ¡No os separéis de vuestro bebé, habéis estado nueve meses juntos! ¡No lo dejéis solo, porque sin vosotras se sentirá completamente perdido!

La práctica del rooming in en los hospitales (la cual se está generalizando cada vez más) permite actualmente a las madres tener a su lado al pequeño que acaba de nacer. Si el hospital donde habéis dado a luz no prevé esta costumbre, no deis por hecho que os tengáis que resignar a la separación forzosa: quizás la mamá lo pueda acoger en su propia cama  (adoptando, eso sí, todas las medidas de seguridad necesarias para evitar que el pequeño se pueda caer) y estar a su lado el mayor tiempo posible.

Recordemos dos cosas:

—La primera es que el hijo es nuestro, no del hospital: estamos en todo nuestro derecho de requerir estar a su lado.

—La segunda, que la separación de una madre de su hijo va contro natura, ya que ambos necesitan estar juntos.

(inspirado en un testo de G. Cozza)

4 comentarios

Archivado bajo Crianza con Apego, Lactancia Materna, Parto

Blog Pro Crianza con Apego

En mi faceta de ilustradora he creado un logo que se puede ubicar tanto en los sitios web como en los blogs. Creo y practico la Crianza con Apego y veo que cada día son más los padres que educan a sus hijos en el Amor, en la Empatía y en el Respeto. Si tú también estás de acuerdo con este tipo de Crianza te invito a exponerlo en tu web/blog para así poder dar a conocer a otros esta Filosofía de Vida.

¿Por qué?

1. Porque la Crianza con Apego es comprometerse con los hijos.

2. Es alimentar con Amor y Respeto.

3. Es responder con sensibilidad.

4. Es prácticar una disciplina positiva, rechazando la violencia verbal y física.

5. Es proporcionar el cuidado afectuoso constante.

6. Es esforzarse por un equilibrio en la vida personal y familiar.

7. Es compartir las noches en la misma cama, dando así un sentido de seguridad al niño.

8. Y muchas cosas más que hacen que nuestros hijos crezcan sanos, seguros, conscientes del Amor que les rodea.

¿Qué puedo hacer yo?

Copia el código HTML que encuentras bajo la imagen y colócalo en la barra lateral de tu blog.

Sigue leyendo

94 comentarios

Archivado bajo Crianza con Apego