Reflexiones sobre la “Madre Tigre”

¿Sabéis quién es la Madre Tigre?

He leído un artículo sobre este tema hace algunas semanas y, sinceramente, me ha dejado atónita.

En los EE.UU. (¿dónde si no?) se ha publicado el libro “Himno de Batalla de la Madre Tigre”, en el cual una mujer elegante y educada originaría de China, Amy Chua, profesora de la Universidad de Yale, explica su concepto de la educación de los hijos con ejemplos extraídos de su vida familiar y de su relación con sus dos hijas.

Parece ser que estas pobres niñas se ven obligadas a estudiar horas y horas piano y violín, no pudiendo ni siquiera ir al baño. Tampoco les está permitido el entretenimiento, la televisión y los videojuegos, las salidas con los amigos de  la escuela o jugar por la tarde con sus padres. Por si no bastase, pretenden además su máxima aplicación en todas las disciplinas escolares a fin de que alcancen las calificaciones más altas, aplicando si esto no sucede, castigos como, por ejemplo, quedarse en un rincón fuera del hogar a la intemperie, y así sucesivamente. Parece ser que, una vez, al recibir una tarjeta de felicitación hecha en la escuela por su hija de tres años, Chua se la ha tirado porque el resultado no era fruto de un trabajo lo suficientemente duro y comprometido. Todo esto porque la madre tigre cree que la función educativa más importante de los padres sea el dirigir a sus hijos hacia una excelencia cultural, para que en un futuro no se les cierren las puertas en ningún ámbito profesional.  

Hablemos sobre esta última idea. Obviamente, al no haber leído el libro, no voy a juzgar a la madre en cuestión. Simplemente pretendo usar la noticia como una excusa. A pesar de que mi hijo tenga 6 meses y la idea de que sea grande y deba buscar un trabajo y tener una vida profesional está seriamente fuera de mi perspectiva actual, pienso cotidianamente en cómo nuestras acciones como padres influyan en su futura realización personal, en cómo la educación que intentamos transmitirle pueda, de alguna manera, hacer que logre ser una persona feliz o no.

Pero ¿qué entendemos por realización y felicidad?  

En pocas palabras, para mí la realización de un individuo no coincide con un  objetivo profesional. Es cierto, el trabajo ocupa gran parte de nuestro día y si es además una expresión de nuestra pasión puede conseguir que nos sintamos realizados; también es cierto que a menudo “realizarse” profesionalmente se asocia al poseer una estabilidad económica, y esto, seamos sinceros, hace que la vida sea mucho más serena.

Pero…

¿Pero estamos realmente seguros de que nuestros hijos querrán en un futuro sentirse realizados siendo pianistas o intelectuales o gerentes de una gran empresa? Asumiendo que es humanamente imposible sentar realmente las bases para que puedan hacer todo tipo de cosas —porque si se estudia durante ocho horas al día violín o piano no se pueden cultivar, por ejemplo, el dibujo o la danza— ¿con qué criterio podemos elegir una disciplina en lugar de otra?

Pero, sobre todo, ¿estamos seguros de que, incluso teniendo la suerte de escoger el camino correcto para nuestros hijos, vamos a lograr que sean felices?

A mí personalmente me encantaría (y al menos lo espero), que mi hijo y los hijos que vendrán, si vienen, sean personas felices. Y me siento tremendamente satisfecha eligiendo una forma de educación muy contraria a la de la madre tigre. Porque no creo que saberlo todo y tanto nos haga ser mejores personas. Prefiero enseñarles con la práctica cotidiana cuál es la diferencia entre la vida de una persona  feliz  y una infeliz: el amor. Y el amor no tiene nada que ver con la ansiedad por ser más inteligentes o más productivos ni con la perspectiva de una excelencia profesional. El amor es devoción, escucha, cuidado, pasión, intentos (también aquellos equivocados), comprensión, aceptación (de los defectos, también), esfuerzo, errores, perdón, sonrisas, juego, sonrisas y sonrisas de nuevo.

Tal vez me dirán que soy una madre poco ambiciosa. Quizás he sido una mujer poco ambiciosa, porque no he llegado a ser alguien “importante” a nivel social y profesional. No he logrado alcanzar todos los objetivos que poco a poco, en el pasado, me había fijado. Me he permitido a mí misma (y me han permitido, entre ellos mis padres) equivocarme, cambiar, buscar otras posibilidades; corregir el tiro y tirarme de cabeza en los diferentes mares de aventuras que se me han presentando a lo largo de estos años. Y, a continuación, elegir.

Y esto no me ha impedido el sentirme realizada. Hoy en día no creo que sea más feliz o menos que una mujer con una brillante carrera profesional (ya sea la que ella ha elegido voluntariamente o la que sus padres habían decidido para ella). Pero soy feliz, sin necesidad de hacer comparaciones. Feliz con mis aspiraciones, ya sean aquellas que he logrado alcanzar como aquellas que me gustaría que fuesen realidades. Soy feliz con mi pareja y con mi hijo. Y lo que más feliz me hace es el poderme despertar cada mañana y optar por sonreír, porque tengo muchas razones.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Cajón desastre, Crianza con Apego, Educación

5 Respuestas a “Reflexiones sobre la “Madre Tigre”

  1. yo pienso lo mismo que vos…quiero que mis hijos tengan excelencia? y la verdad que no! me interesa que sean equilibrados…y que si quieren ser excelentes lo sean…pero no es algo que tenga que decidir yo. Quiero comenzar a ver colegios porque aqui en argentina es complicado mas tarde, y los voy a inscribir en varios para luego tomar una decision…algunos proponen excelencia, otros integridad, otros creatividad…ah! que dificil…. Quiero ver tambien como son ellos mas grandes para decidirpero definitivamente no soy tigre….me parece que soy chancho!!!

  2. Pingback: Amy Chua, la Madre Tigre | Nace una Mamá

  3. Pingback: La batalla de la Madre Tigre | Agostina Makeup

  4. Pingback: La batalla de la Madre Tigre | Trabajar Desde Casa

  5. Pingback: Inspirémonos en los Neandertales | Bebé ECOnómico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s